Dino 308 GT/4



Hoy os traigo uno de esos coches que no enamoran por su forma pero uno de esos que más me han gustado desde siempre, el Dino 308. Este modelo marco  un hito en Ferrari, a pesar de que inicialmente no luciese sus logo, sería el primer Ferrari con motor V8 además de ser el único Ferrari de serie no firmado por Pininfarina aunque marcaria la pauta estética a seguir durante los años venideros.



El 308 nacería con una misión clara aunque también sumamente difícil, pues debería sustituir al icónico Dino 246 que había enamorado al mundo con las hermosas líneas salidas de Pininfarina, pero que se había quedado ciertamente “antiguo”. Con la creación del  Dino 308, el salto de categoría respecto al Dino 206/246 estaba muy claro, tanto desde el punto mecánico donde, su motor pasaba de seis a ocho cilindros en V si como la cilindrada subió hasta los tres litros, como desde el punto de  vista conceptual y estético, pues el 308 se alejaba de la pequeña berlinetta del Dino original para convertirse en un coupé 2+2 más amplio y cómodo para viajar.



El cómodo interior del Dino 308 para cuatro personas

Presentado por primera vez ante el público en el Salón del Automóvil de Paris de 1973 sin ningún emblema de Ferrari, aunque si los llevaría posteriormente. El nombre 308 era debido a sus características, pues el nombre de 308 que indicaba que su motor era 3 litros y V8. Su motor V8 de 2.927 cc de 250 Cv en la versión europea que se convertían en 230 Cv en la versión americana, gracias a esto le permitía alcanzar los nada despreciables 241 Km/h.

El motor V8 tres litros del Dino

Estéticamente hablando se trata de un caso único en la historia de Ferrari, pues era un cupe 2+2 con una carrocería que no era diseñada por Pininfarina, carrocero por excelencia de Ferrari desde 1953, sino de Bertone, que colaboraba por primera vez con Ferrari. Su chasis tubular era similar al del Dino 246 GT, pero ligeramente alargada, que le permitía fijar la balanza en unos escasos 1265 Kg. El 308 GT/4 era cuadrado, lleno de ángulos, lo que provocaba una linea poco brillante y sin un gran encanto, en cierta manera recordaba a otras obras contemporáneas de Bertone como el Lamborghini Urraco. Muchos entusiastas se mostraron críticos con una carrocería tan cuadriculada que parecía menos atractiva que la clásica de los modelos anteriores. Aunque este modelo fue un ejemplo de la transición para Ferrari, que formaría la base estetica de algunos modelos clásicos de la marca en los años 70 y 80.

La sosa silueta del Dino 308

Sea como fuere sus prestaciones si que eran interesantes, pues gracias a la ubicación del motor de manera central, justo detrás de los asientos traseros, su maniobrabilidad era excelente, mostrándose muy equilibrado aunque a la vez era agresivo. Su motor V8 alimentado por cuatro carburadores Weber que entregaba en Europa 250 Cv y podía alcanzar los 100 Km/h en poco más de 6 s, y con una velocidad máxima de 241 Km/h. Seria para 1977 cuando comenzó a emplear los emblemas de Ferrari y cayó el nombre de Dino para siempre, aunque todavía figurase escrito en el maletero de los Ferrari 308 GT/4. 

La silueta trasera del Dino 308

Aunque el Dino 308 no sería el último Dino, pues todavía se fabricaría el Dino 208, este no dejaría de ser un Dino 308 con un motor con cilindrada reducida. Estéticamente su carrocería idéntica al 308, pero su motor V8 había sido rediseñado para reducir la cilindrada de los  2.927 cc a los 1991 cc con la consecuente reducción de potencia hasta los 170 Cv. La repercusión del 208 fue escasa debida a que se fabricó tan solo para el mercado italiano, que en aquellas épocas y durante muchos años la política fiscal promocionaba la venta de coches con mecánicas por debajo de los dos litros. 

El Dino 208 GT/4 idéntico al 308GT/4

A pesar de su estética poco agraciada, estuvo en siete años en producción tras 2.138 unidades del 308 y tan solo 880 unidades del 208. Terminando su producción en 1980 cuando Ferrari había desarrollado un nuevo modelo tomando la mecánica V8 del 308. Este nuevo modelos seria el Ferrari Mondial, un exitoso 2+2 con motor V8 de dos y tres litros esta vez si estaría firmado por Pininfarina, tanto en su versión cabriolet como coupé.



La silueta del Mondial, el sustituto del Dino 308


- Un Cordial Saludo
       ID2007

8 comentarios:

  1. Creo que fue un auto salido de los lapices de Marcello Gandini, el creador del Countach.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Era lo que el 924 a Porsche, no era demasiado apreciado entre los Ferraristas , pero a mi parecer tiene un Encanto especial con los tipicos Faros escamoteables que me recuerdan a los primeros Esprit de Lotus

    ResponderEliminar
  3. @Beatriz en cierta manera el 308 y el 924 son similares aunque el Porsche si fue un éxito comercial aunque entiendo las reticencias de los mas puristas al utilizar componentes mecánicos de Audi.
    En cuanto al encanto del diseño supongo que sera cuestión de gustos aunque nunca me habia fijado que los diseños son ciertamente similares con el Lotus aunque no tengan relación ya que el Esprit es obra de Giugiaro mientras que el Dino como bien decía Xavi es obra de Gandini y fue realizado unos años antes.

    ResponderEliminar
  4. no entiendo lo de patito feo,
    me parece uno de los más hermosos ferraris de los últimos tiempos,
    y esa línea cuadrada inspiró a todas las ferraris siguientes, las series 308 288 328 y GT40.
    no es poco, creo yo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gaucho, perdona pero no. El 308 gt4 es similar al Urraco y algo al sprit, pero no tiene nada en común con los que mencionas, nada. Esa linea cuadrada no tuvo continuidad en Ferrari y los 308 gtb, 288 GTO y F40 provienen de la linea original del dino 246.

      Eliminar
  5. Me vais a perdonar pero yo estoy con @Gaucho Man, el 308 fue una inspiración para toda una nueva generación de Ferraris, y las lineas del Dino 246 son mucho mas suaves y redondeadas que las lineas mas rectas del F40 o cualquier otro Ferrari posterior al Dino 308...

    - Un Saludo

    ResponderEliminar
  6. Algun dia los "entendidos" se daran cuenta de que se trata de un Ferrari bonito, proporcionado y con un diseño acertado. El Mondial por ejemplo, ese si que es feo, se mire por donde se mire. A su lado el GT4 es una obra de arte.

    ResponderEliminar
  7. Es un fenómeno digno de estudio lo repetitivos que son los diseñadores de coches. Parece como si tuviesen un coche en la cabeza y no pudiesen hacer otra cosa que repetirlo una y otra vez como cuando un niño se dedica a dibujar lo mismo todo el rato. Además, no tienen el más mínimo reparo a la hora de colocarles a los distintos fabricantes sus ideas repetidas y poco originales.

    ResponderEliminar