Jean-Pierre Jabouille


Jean-Pierre Alain Jabouille, nacido el 1 de octubre de 1942 en Paris, fue un conocido piloto de Fórmula 1 de los años 70, el cual pasaría a la historia por lograr la primera victoria para la mítica escudería francesa Renault, siendo además esta la primera victoria de un motor turboalimentado en la historia de la Fórmula 1. Destacaría siempre por ser una persona seria, además de un apasionado de la técnica.

En esta aventura de la competición, estaría acompañado de Jaques Laffite al cual conocía desde su adolescencia, y a pesar de tener caracteres totalmente diferentes, nunca se habían separado desde que se conocían. Ambos llegarían a la categoría reina siguiendo caminos diferentes, Laffite probaría suerte en las pequeña Ligier, mientras que Jabouille entraría a formar parte del escudería Renault, tras un breve por diversas escuderías de la parrilla, quedando unido para siempre ligado a la revolución técnica que cambiaria la F1, los motores turbo.
 

Su comienzo en la competición sería relativamente tardios, puesto que no participaría en su primera carrera hasta que tuvo 22 años, a finales de los años 60. Sus primeros acercamientos al mundo de la competición, llegaría en 1966 en la Copa Renault 8 Gordini. También participaría en los 1000 Km de Monza y Paris con un Mini Marcos preparado por Jabouille y Lafitte. Al año siguiente, se pasaría a los monoplazas tras la compra de un Brabham de Formula 3 comenzaría a competir en el campeonato francés de Formula 3, donde empezaría a mostrar sus cualidades como piloto. Durante ese año también competiría en los 1000 Km de Paris, con un Ford GT40, pero no lograría llegar a la meta debido a un problema con la bomba de aceite. 

Guy Ligier




A lo largo de la historia del automóvil, ha habido una serie de importantes personajes que marcaron de un modo u otro el mundo del automóvil. Este es el caso de Guy Camille Ligier, nacido el 12 de julio de 1930 en Vichy, Francia. Su infancia no sería sencilla, quedándose huérfano a la temprana edad de 7 años, durante su juventud comenzaría como aprendiz de carnicero, ahorrando hasta el último franco para comprar una excavadora y poder fundar su propia empresa de obras públicas, esta sería una autentica muestra de su tenacidad y espíritu de superación .


Durante esos años, también desarrollaría su faceta deportista y logrando asi sus primeros éxitos deportivos, primero proclamándose campeón de Francia de remo, con tan solo 17 años.  Lo compaginaba con el Rugby, deporte en el cual también sobresaldría llegando incluso a ser internacional con Francia. Durante estos mismos años comenzaría a interesarse también por los deportes del motor, como otros muchos pilotos de la época comenzaría su andadura en carreras de motocicletas, llegando a proclamarse en 1949 campeón de Francia de 500 cc.

Colin Chapman



Uno de los grandes personajes de la historia del automóvil, fue el polifacético, Anthony Colin Bruce Chapman, que además de ser ingeniero y el fundador de la conocida marca británica Lotus, también fue un piloto avezado de competición además de un entusiasta de la aviación. Su gran característica como ingeniero fue aprovechar al máximo todas las posibilidades de el reglamento le permitía, además de una incansable lucha contra eliminar todo el peso innecesario, a veces incluso a costa de crear automóviles demasiado frágiles y con tendencia a sufrir averías durante las competiciones que disputaban. Aunque esta idea no era suya, Chapman supo llevar este concepto hasta el extremo, lo cual, unido al ingenio del mismo para idear y llevar a la practica soluciones innovadoras y eficaces, lo cual seria su impronta personal a lo largo de toda su vida.


Anthony Colin Bruce Chapman nació el 9 de Mayo de 1928 en el Railway Hotel de Hornsey en Londres, el cual era regentado por su padre. Desde su más tierna infancia sintió una especial atracción tanto por los automóviles como por los aviones. Lo que lo llevaría a estudiar ingeniería de estructuras en la University College de Londres y a unirse en al University of London Air Squadron donde aprendería a pilotar un avión. Pasando en 1948, a formar parte de la RAF (Royal Air Force) en la cual permaneció durante un corto periodo de tiempo, aunque Colin Chapman habría deseado ser uno de aquellos heroicos pilotos de guerra, en su momento no tendía la edad suficiente para ello. Años después pudo volar todo lo que quiso con avioneta Piper Aztez de su propiedad.