Abarth-Porsche 356/B GTL



Un impecable 356 GTL
Quiero presentaros una de esas combinaciones extrañas que se dan en este mundo de la automoción la mezcla entre un fabricante alemen de deportivos como Porsche y un preparador italiano con tanto palmares como Abarth. Todo se inicia a finales de años cincuenta, Los Porsche 356 Carrera de doble arbol de levas no eran competitivos con respecto a los deportivos italianos de la época principalmente los Alfa Romeo y las preparaciones de Abarth con base Fiat.  Para permanecer competitivo, la firma entendió de la necesidad de una versión ligera y más aerodinámica con la  que ser mas competitivos frente a los nuevos rivales. 


La historia de estos automóviles es muy confusas. Todo se inicia con la elección por parte de Porsche del famoso preparados italiano, Carlo Abarth.  La intención era de trabajar con la misma magia sobre el Porsche como lo había hecho con los afamadas  preparación de base Fiat, que llevan el logo del célebre Escorpión.


Frente a frente el 356 Carrera y el 356 GTL



A finales de 1959, Porsche había pensado en el carrocero milanés Zagato para realizar la carrocería. Sin embargo, la contribución de la carrocería Milanesa nunca se materializó y Abarth tubo que encargar en última instancia al ex diseñador de Bertone, Franco Scaglione,  que rediseñase la carrocería del nueva creación. Para la fabricación se contrato a Rocco Motto, un pequeño carroceros de Turín. Pero la contribución de Rocco Motto no paso de ser  mas que fugaz, puesto que solo había fabricado las tres primeras carrocerías, la producción ceso en lo que fue descrito como 'Unas vacaciones imprevistas’. La producción fue rápidamente reanudada por otro pequeño carrocero turinés Viarengo & Filipponi, que tuvo que mover cielo y tierra para poder completar las 18 últimas carrocerías de aluminio. 


El primer ejemplar fue completado a finales del febrero de 1960 y habría sido terminado más pronto si no hubieran tenido problemas de espacio suficiente para el motor, ya que cunado el prototipo fue diseñado en Italia sus dimensiones no habían sido tomadas en cuenta con lo que el motor no entraba en su sitio. 


Los 21 coches fabricados fueron construidos sobre el bastidor y chasis del 356 B de Porsche Carrera GT, sin grandes modificaciónes, ya que este coche destacaba su suspensión independiente y sus buenos frenos de tambor hidráulicos que posteriormente  los frenos de tambor serian sustituidos en su tercera carrera, por unos frenos de disco experimentales para los coches que tomarían la salida en las 24 Horas de Le Mans de 1960.


Foto detallada de logo de Abarth


A lo largo de su producción entre 1960 y 1964, se utilizarían varios hasta cinco evoluciones de los distintos motores Porsche, para iniciar la producción seria elegido el motor de 1.582cc que inicialmente rendía sobre unos 115 cv, pero que en las posteriores evoluciones aumentaron la potencia primero hasta los 128 y posteriormente hasta los 135 cv para convertirlo en un automóvil mas competitivo. Aun así la versión mas competitivo y potente todavía faltaba por ver la luz, se trataba de una versión de 2 litros de cilindrada con una primera versión de 155 cv y que posteriormente pasaría a rendir unos 180 cv.



La trasera del 356 GTL con el motor Porsche

En el diseño, Franco Scaglione alargo el morro para albergar un conducto del radiador, flanqueada por dos entradas que podrían ser utilizados como canales de refrigeración de los frenos o como luces suplementarias. Otro detalle interesante es la rejilla de la tapa del motor que sigue el verdadero estilo de Abarth, podría haber quedado abierto de par en par para refrigerar el motor. Incluso en algunos de los coches destaco por sus dos grandes tomas de refrigeracion  en la parte trasera de la tapa del motor.
Tantas son las diferencias, que las únicas piezas que compartían con los 365 de serie eran los faros aunque estos fuesen colocados más atrás en las aletas delanteras y más tarde podrian ser recubiertos por una cubierta de plexiglás.
Aunque Scaglione fue capaz de reducir el área frontal del GTL un 16% en comparación con el 356 de serie, disminuyendo así la resistencia frente al aire, esto seguramente no era la cosa más bella del mundo pero era realmente efectivo en las pistas. El interior del 356 GTL  era como de esperar con una terminación espartana típica de competición, los asientos son  idénticos a los del Carrera GT normalmente estos eran de piel negra con la parte central de terciopelo. La instrumentación, eran la de los del Porsche normal pero fueron reunidos en un nuevo cuadro de aluminio. En los primeros 356 GTL destacaban los dos relojes en forma circular, modelos posteriores se almacenaran en tres relojes, pero si algo compartían todos  era su fabricación en aluminio, también destacaban el elegante volante Nardi con el aro  hecho en madera. Uno de los defectos del 365 GTL era su habitáculo muy poco confortable para casi todos los conductores altos. 


El bonito interior del 356 GTL
Todas las medidas de reducción de peso lograron que el 356 GTL pasara alrededor de unos 50 kg menos que el Porsche 356 Carrera GT normal, pero aun así el coche tenía algunos defectos importantes desde el punto de vista de Porsche, uno de esos inaceptables para los alemanes era la pobre calidad de construcción para el fabricante alemán, y un radio de dirección insuficiente. Después de terminados todos los problemas logísticos de trabajar con el pequeño carrocero italiano y de los defectos les convenció de que la colaboración con el preparador italiano no iría a ninguna parte. A pesar de todo el GTL fue capaz de demostrar sobre la pista todo su potencial y Porsche no podría haber estado decepcionado por los registros obtenidos, ya que durante los años 1961-1963, superó con una facilidad aplastante a sus rivales, ganando el campeonato GT en la categoría de los dos litros, obteniendo la victoria en su clase en las 24 horas de Le Mans entre 1960 y 1962.





En su primera aparición, el 8 de mayo de 1960, el equipo formado por Linge y Strähle obtuvo el primer puesto de su categoría y ganó el campeonato GT del 1960 y fue el sexto en la clasificación general. En las 24 horas de Le Mans del año 1960 Herbert Linge/Hans Walter lograron la victoria en la clase GT y obtuvieron un meritorio décimo puesto en la general así como Herbert Linge y Paul-Ernst Strahle marcaría una velocidad máxima de 150.2 Mph en la recta de Mulsanne en Le Mans de 1960  con un 356 GTL con el motor 1.582 cc instalado que rendía una potencia de 128 cv. Para 1961 el 356 GTL patrocinado por Veuillet, pilotado por Robert Buchet y Pierre Monneret se vio obligado a abandonar por avería del motor después de rodar durante 23 horas. Al siguiente año volveria a la carga el 365 GTL, esta vez pilotado por Edgar Barth y Hans Herrmann que lograrian mejorar el resultado del año 1960 venciendo en la categoría GT y clasificándose el séptimo de la general en esta dura prueba de resistencia. También en el año 1962 vencería en los  siguientes  tres años consecutivas en la mítica prueba italiana la Targa Florio con un recorrido de 10 vueltas a un circuito con 148 km (92 millas) de longitud. Éxitos similares se repetirían en los 1000 Km de Nürburgring, Sebring, y los 1000 Km de París. En su última gran temporada, en febrero del 1963, en Daytona, logró el quinto puesto de la clasificación general. El equipo oficial Porsche formado por Pucci y Strähle participaría en la Targa Florio del año 1963 con este coche clasificándose en el quinto puesto de la general y segundo puesto de la clase GT, detrás de sus compañeros de equipo Edgar Barth y Herbert Linge. 


El 356 GTL realizando un repostaje en una carrera
Viendo la historia y su limitada producción, de la que siempre hubo desacuerdos acerca del número exacto que fueron construido, ya que parece que según algunas fuentes fueron fabricaron sólo veinte, y que el 356 GTL con el bastidor nº 11019 se reconstruyó después de un accidente y se le asignó un nuevo número de bastidor el nº 11021, no es pues de extrañar que este deportivo de brillante palmares sea muy pieza de coleccionista muy apetecible para los coleccionistas, aunque un desconocido para la muchos de los aficionados.


El 356 GTL en la competición su lugar natural
PD: Tengo que reconocer que este articulo lo escribí y colgué hace algún tiempo en un foro que ahora no recuerdo.


- Un cordial Saludo
      ID2007

No hay comentarios: